Embarazo De Alto Riesgo Y Sus Cuidados

Una de las etapas más bonitas que puede ofrecer la vida es la espera de un hijo. Aunque no todo es color rosa, ya que entre los controles prenatales puede presentarse la posibilidad de que el médico identifique un problema. A raíz de esta situación se puede desencadenar un parto prematuro.

A partir de ese momento, se comienza a considerar como un embarazo de alto riesgo. Nuestro deber es informarte sobre el embarazo de este tipo, sus causas, y cuidados. A continuación, una mejor explicación sobre el parto prematuro para proseguir ahondando en los embarazos de alto riesgo.

De qué tratan los partos prematuros

Estos embarazos van a caracterizarse por culminar antes de las 37 semanas de gestación, por lo que se le considera “Prematuro” o de “Pre término”.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) realiza un cronograma donde orienta y calcula estadísticamente que nacen cerca de 15 millones de niños prematuros a nivel mundial.

En cifras generales, sería 1 de cada 10 embarazos. No obstante, cada 30 segundos un niño muere a causa de nacer prematuro, en especial si se encuentra en un país en vías de desarrollo.

Existen 3 categorizaciones para los bebés que nacen de partos prematuros:

  • Prematuros tardíos.

Son los que van a nacer en un periodo de entre 32 y 37 semanas.

  • Muy prematuros.

Son los bebés que nacen en un periodo comprendido entre 28 a 32 semanas.

  • Prematuros extremos.

Son los que nacen en un periodo comprendido antes de 28 semanas.

¿Cuáles son los síntomas de un parto prematuro?

En cuanto a los síntomas más comunes que suelen caracterizar el parto prematuro, tenemos los siguientes:

Contracciones uterinas

Son regulares y en ocasiones dolorosas.

Sangrado vaginal

Siendo esto similar a lo que ocurre con el período.

Pérdida de líquido amniótico

Sucede en los genitales antes de cumplirse la semana 37.

Sensación de peso vaginal

Ocurre por la ausencia de contracciones.

¿Y el embarazo de alto riesgo? Ahora que ya conocemos un poco de la causa principal y los síntomas que conllevan tener un embarazo prematuro, procedemos a profundizar más al respecto, presta atención.

¿De qué trata el embarazo de alto riesgo?

Se considera un embarazo de alto riesgo a todo aquel dónde exista la presencia de una patología. Bien sea por la misma madre, del feto o incluso de ambos. El riesgo puede ocurrir previo al embarazo o simplemente desarrollarse durante el proceso de gestación.

Estos problemas van a aumentar la probabilidad de que se pueda generar un parto anticipado, poniendo en riesgo la vida tanto de la madre como del bebé. En especial a lo que concierne para su desarrollo a nivel neurológico.

Patologías que se van a encontrar asociadas al embarazo de alto riesgo

Las patologías que tienen mayor frecuencia y desencadenan un embarazo de alto riesgo son las siguientes:

  • Preclampsia.

Cuando la madre presenta hipertensión posterior a 22 semanas que se genera por medio de la propia placenta y que se va a caracterizar por:

  • Altos niveles de presión arterial.
  • Pérdida de proteínas al orinar.

No obstante, también existen otros síntomas o signos que van a denotar una severidad en el cuadro clínico, como, por ejemplo:

  • Cefaleas intensas.
  • Zumbido en los oídos.
  • Vómitos o nauseas.
  • Hipersensibilidad hacia la luz.
  • Dolores en la boca del estómago.
  • Menos presencia de orina.
  • Retención de líquido tanto en cuerpo, cara y extremidades.

¿La diabetes gestacional también puede influir en un embarazo de riesgo? Sí. La diabetes gestacional va a tratarse como una alteración del metabolismo cuando tu cuerpo no produce ni usa la insulina requerida para que la glucosa ingrese a tus células y pueda producir energía.

Generando de esta manera una hiperglucemia en la sangre. De más está decir que esta va a ser dañina para la madre, pero en especial para el feto. Ya que este crece más de lo usual y el líquido amniótico va a incrementarse, siendo favorecedor para un parto prematuro por la sobredistención que va a tener el útero.

¿Qué pasa cuando el bebé no crece en conformidad al potencial genético? A esto se le conoce como restricción del crecimiento intrauterino y tiene como resultante un niño desnutrido. Se puede originar por carencia de oxigeno o de nutrientes. Aunque también puede ser por otras causas como, por ejemplo:

  • Infecciones.
  • Hipertensión.
  • Malformación genética.
  • Consumo de algunos medicamentos.
  • Malos hábitos en la gestación o el embarazo: Consumo de alcohol, tabaco o drogas.

En caso de que te preguntes ¿Los embarazos múltiples pueden ser embarazos de alto riesgo? Sí, cuando en el útero tiene presencia de más de un niño. Pero por lo general se toma como embarazo de riesgo cuando solo hay una placenta.

A su vez, es importante que, si presentas durante el embarazo una sensación de picazón en manos y pies, debas acudir rápidamente a tu centro médico de confianza. Puedes estar presentando síntomas de Colestasia intrahepática, la misma se asocia con orina oscura que resulta de una mala circulación en cuanto a ácidos biliares. Lo que puede determinar un riesgo elevado de parto a nivel prematuro, así como también de riesgo en el bienestar fetal.

Otra patología con la que se tiene que tener especial cuidado es con la infección por vía urinaria. Esta es de las más frecuentes en las mujeres y que llega a ocurrir en el embarazo. Si presentas esta infección y no te tratas con los antibióticos que tu médico te recete (Considerando que no perjudiquen la sanidad del feto), puedes tener un parto adelantado y eventualmente vas a tener un cuadro infeccioso muy serio.

Cuidados para prevenir un embarazo de alto riesgo

La prevención es algo difícil más no imposible, te recomendamos lleves a cabo las siguientes pautas:

  1. Asiste a controles prenatales.

Es posible la detección de estos casos de forma oportuna. Ya que el control prenatal está diseñado para una búsqueda precoz en los riesgos. De esta manera se abordan de forma oportuna y segura.

  1. Escucha tu cuerpo.

Los síntomas que te hemos descrito con anterioridad van a ser el aviso urgente que necesitas para tomar las acciones pertinentes. Si notas que algo no anda bien, sobre todo en una situación tan delicada como lo es el embarazo, consulta rápidamente con tu ginecólogo para descartar estos riesgos.

  1. Cambia tus hábitos por un estilo de vida más saludable.

Es necesario que se haga a un lado cualquier tipo de vicio como alcohol, drogas o tabaco. Aliméntate de forma saludable y elimina cualquier tipo de grasa saturada, evita los quesos que no sean pasteurizados, y consume más frutas y verduras.

Empieza o sigue una rutina de ejercicio, si es la primera vez que te abogas a una rutina física, procura iniciar de a poco y con asesoría de un experto.

Conoce más productos
y agrégalos al carrito

Disclaimer
La información contenida en este blog es revisada por médicos especialistas con la finalidad de brindar un soporte únicamente informativo. Te aconsejamos consultar con tu médico profesional de confianza en caso de presentar cualquier síntoma o querer iniciar o suspender algún tratamiento acorde a las condiciones médicas. Los tópicos contemplados en este contenido no se destinan a tratamientos o diagnósticos. Recomendamos nunca automedicarse y no nos hacemos responsables por la manera en como utilice esta información.

Preguntas Frecuentes

¿Puedo tener mi hijo a pesar de llevar un embarazo de alto riesgo?

Sí. Tu hijo puede nacer incluso si has sido diagnosticada con un embarazo de alto riesgo, solo debes tomar en cuenta que para algunos casos el bebé puede nacer con un desarrollo desfavorable. Por lo que es importante el control y cuidado durante el embarazo.

¿Debo tener una dieta para evitar embarazo de alto riesgo?

Sí. Es recomendable que lleves una dieta sana en conjunto con una rutina física, guiada y supervisada por un experto, que se acople y permita un embarazo sano.

¿Qué hago si tengo diabetes y estoy embarazada?

Lo más recomendable es que estés bajo supervisión constante y sigas al pie de la letra todas las indicaciones de tu médico o ginecólogo para evitar un embarazo prematuro.