¿Cómo Sacarles Los Gases A Un Bebé?

Si eres madre primeriza, es normal que no sepas qué hacer cuando tu bebé tiene gases. Esta condición se puede generar durante el primer trimestre de vida, y radica en que su tubo digestivo y sus intestinos están inmaduros. La zona, por tanto, es ultrasensible y los gases se pueden almacenar con mayor facilidad. También hay altas probabilidades de que le molesten a tu bebé. ¿Qué debes hacer en este caso? Te invitamos a seguir leyendo para hallar las soluciones.

¿Cómo sacarle los gases a un bebé?

Existen diversos trucos que puedes aplicar en cualquier lugar para liberar los gases de tu bebé. A continuación, te dejamos algunas recomendaciones:

Permite que se calme

Antes de comer es vital que tu bebé no esté ansioso. La mayoría suelen comer muy rápido, lo que provoca gases, sobre todo cuando tienen mucha hambre. Por tal motivo, lo ideal es mantenerle un horario de comida estable o estar prevenida a los horarios habituales en los que el bebé suele comer . Recuerda que, si llora, va a tragar más aire por la ansiedad. Debes mantenerlo calmado mientras lo alimentas para que pueda tener una buena digestión.

Ayuda a que expulse el aire

Para evitar problemas digestivos, hipo, y gases es importante que el bebé expulse todo el aire almacenado al momento de comer.Sin embargo, en ocasiones los padres esperan demasiado para estimularlos y ayudarlos a expulsar dicho aire. Lo idóneo es hacerlo al finalizar de comer o durante la comida. Algunas estrategias que te pueden ayudar es permitir que expulse el aire cada 10-15 minutos cuando le das del biberón; o que cambie de pecho, cuándo lo alimentas por lactancia materna.

Evita tardar demasiado en alimentarlo, así no se acumulan los gases. Si tu bebé no eructa, procura que lo haga antes de terminar su comida. Y si no los expulsa hasta entonces, ten paciencia y estimulalo con palmaditas para que lo logre. A medida que siga creciendo aprenderás a sacarle los gases con mayor rapidez. Siempre y cuando no presente ninguna dolencia y no esté inquieto, todo está bien.

Prueba con técnicas de relajación

Si tu bebé tiene molestias seguidas lo mejor es probar con técnicas de relajación, como, por ejemplo, la bicicleta. ¿En qué consiste? Debes colocar a tu bebé boca arriba, acostado en una superficie plana (bien sea el cambiador, la cama, o la cuna), luego toma sus piernas y, con movimientos suaves, muévelas como si estuviera pedaleando. Si lo haces por 5 minutos, lograrás estimular a tu bebé para que expulse los gases (por la zona inferior del cuerpo.)

Mantenle una posición erguida mientras come

Mientras más tumbado o encogido esté tu bebé durante la hora de comer, mayores probabilidades hay de que se llene de gases. Por eso aconsejamos que durante las comidas lo mantengas en una posición erguida.

Estimula con masajes repetitivos

Los masajes repetitivos en la zona abdominal y zonas cercanas a este, ayudarán a estimularlo, liberando molestias provocadas por los gases. No debes ejercer presión en la zona, solo hacerle masajes en la superficie, realizando movimientos circulares, en el sentido de la aguja del reloj y con movimientos suaves.

Consigue que tenga una temperatura corporal adecuada

El calor es un importante analgésico, esta es la razón de que el dolor u otras molestias generadas por los gases se vean mitigadas por él. Nosotros aconsejamos darle calor con tus propias manos o con una toalla mojada en agua tibia. Solo debes colocarla en el lugar donde se almacenan los gases. En caso de que no quieras probar estas alternativas, existen bandas térmicas y almohadas diseñadas para generar calor en los bebés.

Revisa la titina del biberón y los chupo

Los bebés se llenan de gases porque tragan aire durante la comida. En el caso de la lactancia materna, debes asegurarte que esté bien pegado a tu pezón; sin embargo, cuando se trata del biberón, tienes que ver el orificio de la titina. Procura que no sea demasiado grande o pequeño.

También, puedes tener en cuenta las titinas para biberón especiales para evitar los gases, cólicos, hipo y otros malestares. Asimismo, la implementación de chupos puede generar gases si no se le coloca y mantiene de forma correcta.

¿Cuándo visitar al pediatra por gases?

Los gases suelen ser comunes en los bebés antes de su primer año, motivo por el cual no debes preocuparte. Sin embargo, evalúa cómo hacen sentir a tu bebé. En algunos casos los gases pueden ser incómodos y generar molestias: lo aconsejable es visitar al médico para un diagnóstico profundo. De igual forma si tu bebé llora o presenta síntomas como fiebre, diarrea, o vómito deberás acudir al especialista.

¿Por qué tu bebé tiene gases?

No existe una, sino varias formas que motiven la generación de gases en tu bebé. Las personas asocian este evento con la entrada excesiva de aire durante su alimentación; Sin embargo, esto puede variar según sea el caso. Por ejemplo, los gases tienden a producirse después de un llanto prolongado, después de consumir un alimento que le cayó mal, o después de presentar complicaciones en el aparato digestivo. Esta es la razón de que debas distinguir entre gases intestinales y gases estomacales:

  • Gases estomacales. Son producidos cuando el bebé traga aire durante la alimentación o durante los periodos extensos de llanto. Para deshacerte de ellos debes motivarlos a eructar. En caso de que el bebé no pueda hacerlo, tienes que estimularlo con ejercicios.
  • Gases intestinales. Se produce cuando la flora intestinal produce gran cantidad de gases o debido a una condición digestiva (como, por ejemplo, la intolerancia a un alimento), generando una cantidad masiva de gases. En este caso, recomendamos visitar a un especialista.

Las intolerancias deben ser diagnosticadas por un pediatra, motivo por el cual, si crees que la leche u otro alimento está afectando a tu bebé, necesitas visitar al doctor y realizarle los exámenes correspondientes a tu bebé.

¿Qué pasa si los bebés no expulsan los gases?

Muchas personas consideran que después de unas palmaditas en la espalda los bebés expulsan sus gases acumulados, sin embargo, esto no es cien por cien verídico. La mayoría debe esperar un par de horas antes de sacarlos. Entonces, ¿cómo sabes que tu bebé expulsará los gases? Tienes que evaluar su comportamiento: si no llora ni se molesta, solo necesitas esperar.

Ahora bien, si notas que tu bebé está molesto después de comer, significa que es incapaz de expulsar los gases por cuenta propia y requiere tu ayuda. En caso de que el malestar persista, acude al pediatra o centro médico más cercano para evaluar las causas. Llegado a este punto, esperamos que tomes en cuenta cada una de las recomendación que mencionamos para evitar que tu bebé sufra por los gases.

Conoce más productos
y agrégalos al carrito

Disclaimer
La información contenida en este blog es revisada por médicos especialistas con la finalidad de brindar un soporte únicamente informativo. Te aconsejamos consultar con tu médico profesional de confianza en caso de presentar cualquier síntoma o querer iniciar o suspender algún tratamiento acorde a las condiciones médicas. Los tópicos contemplados en este contenido no se destinan a tratamientos o diagnósticos. Recomendamos nunca automedicarse y no nos hacemos responsables por la manera en como utilice esta información.

Preguntas Frecuentes

¿Qué pasa si el bebé no erupta los gases y se duerme?

Si se queda dormido sin haber liberado los gases, lo mas probable es que presente algún tipo de incomodidad debido a la acumulación de aire.

¿Venden medicamentos para gases de bebé?

Sí, en nuestro catálogo podrás encontrar variedad de medicamentos pediátricos para tratar los gases de tu bebé.

¿Desde que edad los bebés pueden presentar gases?

Por lo general los bebés desarrollan gases a partir de los 3 meses de vida debido a que aun su tubo digestivo se encuentra en desarrollo. Sin embargo, a partir de los 6 meses cuando se les incluyen otros alimentos suelen generar más gases.