¿Cuál Es La Mejor Leche Para Un Recién Nacido?

Decidir cuál es la mejor leche para un recién nacido puede depender de diversos factores. Sin embargo, está comprobado que la leche materna es sin duda la mejor opción para alimentar a los bebés. Esto se debe a que contiene todos los nutrientes necesarios para su desarrollo.

Aun así, no todas las madres tienen la capacidad de aportar una lactancia materna y les toca acudir a la lactancia por medio de leche de fórmula. Este tipo de leche igualmente proporciona diversos nutrientes para el desarrollo de los bebés y se encuentra en variedad de presentaciones y composiciones. Continúa leyendo para conocer más acerca de estas alternativas de leche para un recién nacido.

Lactancia con leche materna para un recién nacido

La leche materna es beneficiosa tanto para los bebés como para las madres. Esta aporta a los recién nacidos anticuerpos que evitan diversas enfermedades, ayuda a fortalecer su sistema inmunológico y le da los nutrientes necesarios para su desarrollo tanto neurológico, psíquico, intelectual, autoestima, como su crecimiento y fortalecimiento del vínculo con la madre.

Asimismo, también favorece a proteger a los bebés de afecciones como:

  • Obesidad.
  • Alergias o asma.
  • Diabetes.
  • Diarrea.
  • Enfermedades inflamatorias del intestino.
  • Afecciones respiratorias.
  • Meningitis.

Entre otra gran variedad de enfermedades que se pueden evitar, dado a que la leche proviene directamente de la madre. Además, la leche materna es muy fácil de digerir para los bebés, teniendo en cuenta que sus órganos son delicados en sus primeros días y meses de vida. Lo que ayuda a que se eviten menos episodios de estreñimiento.

Ventajas de la leche materna

Por otra parte, la leche materna se caracteriza también por contener variedad de vitaminas y minerales que requiere el organismo del bebé. Asimismo, esta puede tener diferentes sabores debido a la alimentación que lleve la madre durante la etapa de la lactancia.

Por lo tanto, es vital que las madres consuman alimentos saludables y equilibrados. Esto a su vez permite preparar a los pequeños a los alimentos sólidos cuando llegue el momento. Haciendo que sea más fácil adaptarse a los sabores que se incluyan en su dieta.

Otra de las ventajas que tiene la lactancia por medio de la leche materna es que desarrolla el apego. Ese contacto directo fortalece el vínculo afectivo entre la madre y el bebé.

Por otra parte, esta se puede dividir en 3 etapas:

El calostro: esta leche es la que se encuentra desde su nacimiento hasta los primeros 3 o 5 días de vida. Es una de las más importantes para aportar los anticuerpos al bebé y preparar su sistema digestivo.

La leche de transición: esta comienza desde el 4to o 5to día del nacimiento del bebé hasta que se establece la lactancia. En este punto, es cuando más producción de leche se desarrolla y es el paso hacia la leche madura.

Leche madura: este tipo de leche materna es la que se produce a partir de la 4ta semana del nacimiento del bebé. En esta etapa se comienza a satisfacer el hambre o necesidades de los bebés en cuanto a proteínas y grasas que alimentarán y le irán dando ganancia de peso al bebé.

De esta manera, la leche materna también se caracteriza por establecer su volumen total durante el primer mes de vida del bebé. Además, su producción se mantendrá mientras el bebé se mantenga constantemente tomando su leche.

Lactancia con leche de fórmula para un recién nacido

Sí bien la leche materna es la más indicada y recomendada para un recién nacido, en ocasiones las madres no tienen la capacidad de producir leche o cuentan con problemas médicos que impiden que puedan darle alimento a su bebé de ese modo.

Asimismo, de acuerdo a los motivos por el cual no se pueda alimentar a los bebés con leche materna, existe la leche de fórmula. Esta también es nutritiva y contiene vitaminas y minerales para el organismo del bebé. Por lo tanto, es una buena alternativa para mantener a tu bebé con una alimentación adecuada.

Este tipo de leche busca satisfacer las necesidades de los pequeños creando fórmulas que lleguen a asemejarse a la leche materna. Sin embargo, estas están elaboradas a base de azúcares, proteínas, grasas y vitaminas por medio de procesos complejos para obtener un resultado final seguro, nutritivo y saludable.

Aunque es una buena opción, es importante destacar que este tipo de leche no logra reproducir la leche materna, por lo que no contienen anticuerpos y otros nutrientes que se adaptan a cada etapa de su crecimiento.

Asimismo, la leche de fórmula requiere de planificación para garantizar al bebé su alimento en el tiempo justo y a la temperatura adecuada. De igual modo, será importante tener siempre a la mano el biberón, tetinas y todos los accesorios necesarios para su alimentación.

Ventajas de la leche de fórmula

El proceso de lactancia por medio de leche de fórmula brinda la ventaja de la flexibilidad y comodidad al momento de alimentar a los bebés. Esto se debe a que ya sea la madre, padre o cualquier otra persona a la que se le encargue esta tarea puede darle el biberón al bebé.

Si bien es cierto que las mujeres que producen leche materna también pueden almacenar su leche por medio de bombas de extracción, con las fórmulas es un proceso más rápido. De esta manera, alimentar al bebé en cualquier momento que lo requiera y con ayuda de otras personas como su pareja, también ayuda a crear vínculos familiares necesarios.

Por otra parte, la leche de fórmula es más lenta de digerir, esto hace que los bebés se sientan saciados durante más tiempo y pidan alimento de manera menos frecuente que los que se alimentan de leche materna. Esto permite tener un tiempo invertido más equilibrado para elaborar las actividades necesarias.

Asimismo, existen una amplia variedad de marcas y leche de fórmula ideales para cada etapa y con componentes que se ajustan a las diferentes necesidades de los pequeños. En este punto es importante que sea un médico especialista el que indique cual es la mejor leche de fórmula para tu bebé.

De esta manera, garantizarás brindarle aquella que le aporte los nutrientes, vitaminas y minerales necesarios para su crecimiento y desarrollo.

¿Leche materna o leche de fórmula?

Tomar la decisión de cuál es la mejor leche para un recién nacido dependerá de cada persona y la situación en la que se encuentren. Sin embargo, como se ha mencionado durante todo el artículo, la leche materna es considerada como la mejor opción por sus altos niveles nutritivos y fácil digestión.

Si estas a la espera de un bebé o acabas de tener uno, te recomendamos que acudas a un especialista para que sea quien evalúe cual es la mejor alternativa para alimentar al bebé.

Conoce más productos
y agrégalos al carrito

Disclaimer
La información contenida en este blog es revisada por médicos especialistas con la finalidad de brindar un soporte únicamente informativo. Te aconsejamos consultar con tu médico profesional de confianza en caso de presentar cualquier síntoma o querer iniciar o suspender algún tratamiento acorde a las condiciones médicas. Los tópicos contemplados en este contenido no se destinan a tratamientos o diagnósticos. Recomendamos nunca automedicarse y no nos hacemos responsables por la manera en como utilice esta información.

Preguntas Frecuentes

¿La leche de fórmula para recién nacido es de fácil digestión?

La leche de fórmula se digiere más lento que la leche materna. De acuerdo a la marca y los complementos que estas tengan serán más o menos fáciles de digerir por tu bebé. Te recomendamos acudir a un especialista para que te indique cual es la mejor opción para alimentar a tu bebé.

¿Las leches de fórmula infantil contienen lactosa?

Algunas presentaciones de leche de fórmula contienen lactosa, así como otras pueden ser libres de este componente. Por lo que al momento de buscar la leche indicada para tu bebé debes consultar con su médico especialista para que te recomiende la que más se adapte a las necesidades de tu bebé.

¿Qué contiene la leche materna para recién nacido?

La leche materna es sin duda la mejor opción para alimentar a un recién nacido, esta contiene los nutrientes, vitaminas, minerales, probióticos y anticuerpos que ayudan en el crecimiento, desarrollo y protección del bebé. Su formulación natural es inimitable y garantizan una alimentación balanceada y completa.