Calambres: ¿Qué Son y Cómo Evitar Los Calambres Musculares?

Editorial Farmatodo.

Contenido posible gracias a:


Los calambres musculares son una contracción que se produce en los músculos de manera involuntaria. Esta afección puede producirse a cualquier hora del día y suele generar un dolor intenso, aunque también cuentan con otros síntomas que mencionaremos más adelante.

Por lo general, los calambres no representan un gran riesgo para la salud. Sin embargo, los músculos afectados pueden quedar imposibilitados de forma temporal.

Asimismo, estos pueden generarse por diversas causas ya sean por ciertos movimientos, posiciones prolongadas, el clima e incluso algunos medicamentos. A continuación, te detallamos más información acerca de los calambres musculares y cómo evitarlos.

Síntomas de los calambres musculares

Los calambres suelen presentarse principalmente en músculos de las piernas, una de las zonas más afectadas son las pantorrillas. Generalmente, los síntomas suelen ser:

  • Dolor intenso y repentino.
  • Sentir el área afectada con un bulto duro.

Por otra parte, los signos que presenta suelen desaparecer solos en pocos segundos o minutos. Sin embargo, ¿Qué sucede si los síntomas se extienden y generan más malestar? En caso de que esto ocurra es importante consultar con un médico.

Si presentas algunos de los siguientes factores, deberás acudir a un especialista:

  • Tienes calambres a menudo.
  • Te generan malestares intensos.
  • No se relacionan con causas obvias como por ejemplo movimientos repetitivos o ejercicios extenuantes.
  • Se relacionan con cambios en la piel, hinchazón y enrojecimiento.
  • Se relacionan con debilidad muscular.
  • No suelen mejorar con cuidados personales.

Causas de los calambres

Las causas de los calambres musculares pueden ser muchas, entre las principales se encuentran las siguientes:

  • Deshidratación.
  • Uso excesivo de los músculos.
  • Mantener una misma posición por tiempo prolongado.
  • Tensión muscular.

Asimismo, en ocasiones no se conoce con exactitud la causa que genera los calambres. Por otra parte, también existen otras causas asociadas a afecciones como:

  • Compresión de los nervios: esta se desarrolla en la espina dorsal causando dolores similares a los de los calambres. Este dolor suele agravarse a medida que más se camina. Sin embargo, este puede aliviarse con ciertas posiciones como mantener una posición un poco flexionada.
  • Insuficiencia de los minerales: cuando existen bajos niveles de calcio, potasio o magnesio es más probable que se sufra de calambres. Una insuficiencia de minerales puede ser ocasionada por una mala alimentación o incluso por ciertos medicamentos como los diuréticos, los cuales son usados para tratar la presión arterial alta.
  • Arterioesclerosis de las extremidades: esto ocurre cuando las arterias encargadas de llevar la sangre hasta las piernas, se estrechan y evitan un buen flujo de sangre. Los dolores son similares a los calambres que se generan al realizar ejercicios y suelen desaparecer en pocos minutos.
  • Por otra parte, existen algunos factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de presentar calambres. Entre estos se encuentran los siguientes:
  • Embarazo: durante la etapa de gestación suelen ser muy comunes los calambres.
  • Edad: a medida que se pierde masa muscular, se exige más a los músculos restantes, generando una sobrecarga que puede desarrollar calambres. Por lo que es muy común en personas mayores.
  • Algunas enfermedades: la diabetes, problemas de tiroides, afecciones hepáticas, trastornos nerviosos, entre otros, pueden aumentar la probabilidad de sufrir calambres musculares.
  • Deshidratación y fatiga muscular: esto ocurre normalmente en las personas que realizan actividades deportivas en climas cálidos. La deshidratación y la fatiga son las principales causas de los calambres.

¿Cómo prevenir los calambres musculares?

Los calambres musculares pueden evitarse teniendo en cuenta algunos aspectos del cuidado personal. Estos van desde buena alimentación, hasta ejercicios de estiramiento diario para prevenir y reducir los riesgos a desarrollar calambres.

Además, en caso de que padezcas otras enfermedades que puedan desencadenar calambres, los médicos pueden recetar algunos medicamentos que ayuden a prevenirlos.

Entre las principales medidas de cuidado para prevenir los calambres destacan las siguientes:

Evita deshidratarte

El consumo de agua abundante de manera diaria es fundamental para evitar desarrollar calambres. Por lo general se requieren de 8 vasos de agua al día, sin embargo, estos pueden variar de acuerdo a la edad, clima, sexo, estado de salud, si tomas algún medicamento y estilo de vida.

Además de agua, también puedes consumir otros líquidos como jugos naturales que te ayuden a mantenerte hidratado. Esto permite que los músculos funcionen correctamente, contrayéndose y relajando las células musculares que evitan las molestias como los dolores intensos y repentinos.

Elongación de los músculos y masajes

Elongar los músculos antes y después de cualquier actividad física puede evitar el desarrollo de calambres. Sobre todo, cuando se trata de realizar movimientos prolongados y repetitivos.

En el caso de sufrir de estas molestias durante la noche, también puedes realizar elongación antes de ir a dormir. Así como realizar ejercicios que ayuden a estirar y relajar los músculos.

Algunos de los ejercicios que pueden ayudar es colocar el peso corporal sobre la pierna acalambrada doblando suave y ligeramente la rodilla. Por otra parte, si se presenta en la parte baja de la espalda, puedes intentar tirar del pie hacia la cabeza manteniendo la pierna lo más recta posible.

En caso de los calambres que se desarrollan en los cuádriceps, lo ideal es realizar un estiramiento del pie hacia atrás y arriba, es decir, hacia los glúteos.

Estos ejercicios los puedes realizar tanto para prevenir los calambres como para calmarlos en caso de presentarse. Igualmente, puedes realizar masajes suaves que ayuden a la relajación muscular.

Reemplazamiento de electrolitos

Al realizar actividad física se suele perder electrolitos, por lo que estos deben reemplazarse una vez finalizada la rutina física. De esta forma, se pueden prevenir los calambres, además, una dieta sana y balanceada son fundamentales.

Esto es importante sobre todo cuando la actividad física se realiza en climas cálidos o húmedos. Esto se debe a que en dichas condiciones el cuerpo suele perder más electrolitos y sales mediante el sudor.

Para ello, puedes consultar con un especialista para que te guíe y te indique cuál es la mejor manera de reponer estos electrolitos. Si bien puede hacerse con el consumo de bebidas isotónicas, energéticas o añadiendo sal en las comidas. Es importante que se haga de manera controlada y acorde al organismo, sobre todo si se padece de otras enfermedades.

y agrégalos al carrito, Conoce más productos.

Disclaimer
La información contenida en este blog es revisada por médicos especialistas con la finalidad de brindar un soporte únicamente informativo. Te aconsejamos consultar con tu médico profesional de confianza en caso de presentar cualquier síntoma o querer iniciar o suspender algún tratamiento acorde a las condiciones médicas. Los tópicos contemplados en este contenido no se destinan a tratamientos o diagnósticos. Recomendamos nunca automedicarse y no nos hacemos responsables por la manera en como utilice esta información.

Preguntas Frecuentes


¿La ropa ajustada puede desarrollar calambres?

Sí, es importante que se utilice una ropa acorde a las actividades a realizar. En el caso del ejercicio tanto el calzado como las prendas deben ser cómodas y adecuadas para evitar generar molestias musculares que puedan desarrollar calambres.

¿Se pueden evitar calambres durmiendo?

Sí, para ello lo ideal es realizar estiramientos antes de ir a dormir. Esto permite mantener los músculos relajados. Igualmente, realizar masajes y mantener la hidratación ayudará a prevenir los calambres.

¿Hay medicamentos para los calambres?

Sí, existen algunos medicamentos que ayudan a tratar y prevenir los calambres recurrentes. Lo ideal es que acudas a un especialista si presentas calambres de manera continua y que te generan mucho malestar. De esta forma, el médico va a poder recetar un tratamiento acorde a tu diagnóstico.