Tuberculosis - Síntomas y Cuidados

Editorial Farmatodo.

Contenido posible gracias a:


La tuberculosis es una enfermedad que afecta a los pulmones. Esta afección es seria y suele contagiarse mediante contacto directo con personas que tengan activada esta infección. Asimismo, al entrar en contacto con pequeñas gotas que hayan sido diseminadas al estornudar o toser, también es posible contraerla.

Esta enfermedad comenzó a aumentar o propagarse con mayor incidencia a causa del VIH, siendo este el virus encargado del SIDA. Este virus disminuye el sistema inmunológico y evita que el organismo combata los microbios de la tuberculosis.

Sin embargo, para 1993 esta enfermedad comenzó a disminuir debido a programas de control que ayudaron a que fuese desapareciendo en países como Estados Unidos.

Las personas que se diagnostican con esta enfermedad deben someterse a un tratamiento estricto, aunque cabe destacar que hay cepas que pueden ser resistentes a algunos medicamentos que se utilizan en el tratamiento.

Factores de riesgo de padecer tuberculosis

Existen una serie de factores que tienen la capacidad de aumentar el riesgo de aumentar el desarrollo de tuberculosis, entre ellos se encuentran:

  • Sistema inmunitario débil.
  • VIH/SIDA.
  • Enfermedad renal grave.
  • Tratamientos oncológicos.
  • Diabetes.
  • Algunos cánceres.
  • Medicamentos que ayudan a prevenir el rechazo de trasplantes de órganos.
  • Medicamentos para artritis reumatoide, psoriasis o enfermedad de Crohn.
  • Viajar.
  • Vivir en áreas propensas a esta enfermedad.
  • Ser de edad muy joven o avanzada.
  • Vivir en regiones de alta tasa de tuberculosis de África, Asia, Europa del Este, América Latina, Rusia.

Asimismo, existen otros factores que pueden aumentar el riesgo a contraer tuberculosis. Algunos de ellos son:

  • Consumo de sustancia intravenosas o exceso de alcohol.
  • Consumo de tabaco.
  • Tener contacto regular con personas que padezcan tuberculosis.
  • Vivir o trabajar en zonas que estén más expuestas a que se propague esta enfermedad.

Síntomas

La tuberculosis puede presentar diversos síntomas esto de acuerdo a cada persona y tipo de tuberculosis. Generalmente tener un buen sistema inmunitario puede evitar que te enfermes, es por ello que se puede dividir en dos:

Tuberculosis latente

Se llama de esta forma cuando la enfermedad está inactiva y por ende no desarrolla ningún tipo de síntoma. Esto se debe a que tu sistema inmunológico te protege de la bacteria que genera la enfermedad. Cuando se encuentra en este estado, la tuberculosis no se contagia. Sin embargo, se deben mantener los tratamientos y cuidados específicos para evitar que pase a ser activa.

Tuberculosis activa

En este caso, la enfermedad si es contagiosa y se encuentra activa, por lo que puede generar diferentes síntomas. Estos pueden aparecer ya sea en semanas o incluso años luego de ser contagiado. Entre los principales síntomas de este tipo de tuberculosis se encuentran:

  • Tos persistente por 3 o más semanas.
  • Presencia de sangre al toser.
  • Dolor en el pecho al respirar o toser.
  • Fatiga.
  • Pérdida del apetito.
  • Pérdida de peso de forma involuntaria.
  • Fiebre.
  • Sudoración por las noches.
  • Escalofríos.

Esta enfermedad además puede afectar los riñones, el cerebro, la columna vertebral y otras partes del cuerpo. Por lo tanto, los síntomas también pueden variar, sobre todo cuando la bacteria se aloja fuera de los pulmones. Es decir, van a depender de los órganos afectados, en caso de la columna puede ser dolor de espalda, mientras que si afecta los riñones puede aparecer sangre en la orina y así de acuerdo a cada zona.

¿Cómo prevenir la tuberculosis?

La tuberculosis puede prevenirse mediante la vacuna BCG (Bacilo de Camette-Guérin). Esta se aplica desde bebés y ayuda a disminuir los riesgos de contraer tuberculosis.

Por otra parte, si ya tienes esta enfermedad, pero está en el tipo latente, puedes tener algunos cuidados para prevenir que se convierta en activa y se contagie a otras personas. De esta manera, seguir el tratamiento que indique el especialista es fundamental.

Asimismo, en caso de la tuberculosis activa debes no solo tomar medidas para tu cuidado, sino de tu familia, amigos o seres queridos. De esta forma, se suele seguir un tratamiento con medicamentos durante varias semanas para lograr inactivarlo.

Una forma para no contagiarlos mientras pasa el tiempo del tratamiento es evitando asistir a lugares llenos de personas. Por lo tanto, evita ir al trabajo, a estudiar, a una reunión de amigos, entre otros, al menos durante las primeras semanas que dure el tratamiento.

Es muy importante que uses mascarillas cuando te encuentres con otras personas, sobre todo si te encuentras en tratamiento, ya que en esta fase es bastante transmisible el virus.

Asimismo, mantén tu boca tapada cada vez que estornudas, tosas, rías, entre otros. Usa pañuelos desechables. Por último, mantén la habitación ventilada y realiza tu tratamiento completo

Tratamiento

En el caso de la tuberculosis latente, el especialista puede recomendarte medicamentos para prevenir que se pase a tuberculosis activa. De ser el caso, el médico te recomendará antibióticos por un lapso de tiempo de 6 a 9 meses.

Sin embargo, tanto los medicamentos como la duración del tratamiento pueden variar de acuerdo a la edad, si existe resistencia a los medicamentos, en qué estado se encuentra la salud y en qué organismo se desarrolló la infección.

Dependiendo de las cepas también se puede recetar uno o más medicamentos a la vez para lograr combatir la afección. En caso de ser resistente a los medicamentos, se suele emplear una combinación de antibióticos y otros medicamentos inyectables. Este tratamiento puede durar de 20 a 30 meses.

Por otra parte, aunque no es frecuente que un medicamento para tratar la tuberculosis genere efectos secundarios y graves, en caso de que, sí los cause, pueden llegar a ser bastante peligrosos. Además, estos medicamentos también pueden llegar a ser fuertes o tóxicos para el hígado.

Por lo tanto, en caso de estar tomando alguno de estos medicamentos, deberás consultar con tu médico si presentas los siguientes síntomas:

  • Pérdida del apetito.
  • Orina oscura.
  • Vómitos.
  • Náuseas.
  • Piel amarillenta.
  • Visión borrosa.
  • Sangrado o moretones.

Para finalizar, una vez que completes todo el tratamiento, ya no vas a contagiar la tuberculosis. Sin embargo, debes continuar con tus medicamentos para evitar que se active nuevamente. Es importante que evites saltarte las dosis, no seguir las instrucciones de tu médico o abandonar el tratamiento, ya que puedes generar una resistencia a los medicamentos y pasar a tener un tipo de tuberculosis peligrosa y difícil de tratar e inactivar.

, .

Disclaimer
La información contenida en este blog es revisada por médicos especialistas con la finalidad de brindar un soporte únicamente informativo. Te aconsejamos consultar con tu médico profesional de confianza en caso de presentar cualquier síntoma o querer iniciar o suspender algún tratamiento acorde a las condiciones médicas. Los tópicos contemplados en este contenido no se destinan a tratamientos o diagnósticos. Recomendamos nunca automedicarse y no nos hacemos responsables por la manera en como utilice esta información.

Preguntas Frecuentes


¿Puedo morir si me contagio con tuberculosis?

Sí, esta es una enfermedad de alto riesgo que va a afectar los pulmones. Teniendo un carácter serio es importante que recurras al centro clínico más cercano en caso de que padezcas o creas tener síntomas de tuberculosis.

¿Me puedo contagiar de tuberculosis al entrar en contacto directo con una persona?

Sí, por lo cual es inminente que prestes atención y procures tener una higiene lo más responsable posible. De igual manera, trata de tapar tu boca y nariz cuando estés en presencia de personas que probablemente se encuentran infectadas.

¿Existe el tratamiento contra la tuberculosis?

Sí, existen tratamientos meramente estrictos para poder tratar la tuberculosis debidamente. Por lo que te recomendamos que hables con tu médico de confianza para que este te pueda indicar cual es el tratamiento correcto e indicado para ti.