Espasmo Muscular: ¿Qué Son y Cómo Prevenirlos?

Editorial Farmatodo.

Contenido posible gracias a:


El espasmo muscular es un tipo de reacción o movimiento involuntario y repentino que suele generar molestia en el músculo. Esta es una afección bastante común y puede presentarse en diferentes partes del cuerpo. Por lo general, estas contracciones se generan por una tensión brusca del músculo ya sea al realizar ejercicios o incluso por estrés y deshidratación.

Por lo tanto, te contamos a continuación cómo prevenirlos, así como las causas más comunes y sus síntomas. Cabe destacar, que también son conocidos como calambres musculares o tirones y suelen generar dolor, aunque no significan mayor preocupación.

Causas del espasmo muscular

El espasmo muscular puede desarrollarse en cualquier parte del cuerpo, siendo los más comunes, los pies, muslos, brazos, manos, abdomen y los músculos alrededor de la caja torácica o músculos intercostales.

Asimismo, no suelen ser de gran preocupación. Estos se suelen producir por:

  • Fatiga del músculo, así como por la realización de movimientos repetitivos de manera incorrecta.
  • Estrés y ansiedad, causando principalmente un tirón en el rostro o incluso en la espalda.
  • Entrenamiento de un músculo en exceso.
  • Lesiones musculares.
  • Deshidratación, carencia de sales minerales.
  • Malos hábitos de postura. Sobre todo, al acostarse y estar sentados.
  • Agotamiento o fatiga muscular.
  • Regeneración o reparación de los músculos de manera incorrecta luego de actividades físicas.
  • Enfermedad neurológica.
  • Uso de algunos medicamentos.

Síntomas

El espasmo muscular puede tener diferentes síntomas de acuerdo al área afectada y a cada persona. Algunos pueden presentar dolor intenso, mientras que otros no. Además, estos pueden causar la sensación de que el músculo se mueve solo o salta. Estos síntomas de los espasmos son fugaces, es decir, solo suelen durar unos segundos y luego desaparecen.

Incluso en algunos casos se puede sentir que no se puede mover el músculo, conocido como un calambre, el cual es más frecuente en el área de las piernas, siendo este uno de los más dolorosos.

Dependiendo de la causa, otros de los síntomas pueden ser los siguientes:

  • Debilidad muscular.
  • Sensación de pinchazos.
  • Entumecimiento de los músculos.
  • Dolor intenso en el músculo afectado.

En casos más complejos se pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Parálisis.
  • Limitación de los movimientos.
  • Temblores.
  • Mala coordinación.
  • Problemas para conciliar el sueño.
  • Visión doble.

Por otra parte, el espasmo muscular puede afectar más a unos que a otros. De esta forma las personas que se encuentran más propensos o son de mayor riesgo para desarrollar esta afección son:

  • Aquellas personas que practican algún tipo de deporte, gimnasia o actividades físicas como el baile.
  • Adultos mayores, debido a que la mayoría no cuenta con una musculatura fuerte y con rápida reparación o regeneración.
  • Personas que tengan problemas con su peso, ya sea por obesidad o sobrepeso.
  • Mujeres embarazadas, siendo más propensas cuando el estado de gestación se encuentra más avanzado.
  • Personas que padezcan algún tipo de enfermedad neurológica subyacente.
  • Personas que se mantengan durante una misma posición por tiempo muy prolongado.
  • Personas que realizan actividades físicas que requieren de mucho esfuerzo.
  • Aquellas personas que tengan problemas de tiroides.
  • Personas con trastornos nerviosos.

Tratamiento

Por lo general, el espasmo muscular es una afección que no requiere tratamiento, esta suele mejorarse por sí sola. Esto se debe a que es una sensación que suele durar tan solo unos segundos o unos cuantos minutos. Por lo que es normal que no se requiera de ningún tipo de tratamiento.

Sin embargo, algo que puede ayudar a que la sensación se pase más rápido es consumir suficiente agua, sobre todo cuando este puede deberse a una deshidratación.

Por otra parte, también se puede realizar los siguiente en caso de un espasmo muscular:

  • Dejar de hacer las actividades que realizabas cuando sufriste el espasmo o colocarte en una posición diferente.
  • Masajear suavemente el músculo afectado para que la sensación pase más rápido.
  • Estirar el músculo que sufrió el espasmo para evitar que se repita.
  • Colocar una compresa tibia sobre el músculo para ayudar a que se relaje y luego aplicar una compresa fría para aliviar el dolor en caso de que haya sido intenso.
  • En caso de que el espasmo sea en la pantorrilla una buena técnica para estirar el músculo es doblar la rodilla ligeramente o colocar el peso corporal en la pierna que se vio afectada.
  • En caso de ser en el cuádriceps, se debe estirar la pierna hacia atrás, tomando el pie hasta jalarlos suavemente hacia el glúteo.
  • Cuando se trata afecciones neurológicas subyacentes, un especialista será el encargado de evaluar y recetar algún medicamento antiespasmódico acorde al problema. Evita automedicarte.
  • En algunos casos se puede hacer uso de productos especiales como los sprays de venta libre que ayudan a recuperar los músculos.

¿Cómo prevenir un espasmo muscular?

  1. Toma suficiente agua, es importante mantenerse bien hidratado.

  2. Estira los músculos antes y después de cualquier ejercicio, deporte o actividad física.

  3. Evita los movimientos repetitivos o intenta utilizar la técnica adecuada.

  4. Evita la realización de ejercicios en exceso que sobre esfuerce los músculos.

  5. Permite que los músculos descansen una vez que realices actividad física. Intenta no trabajar los mismos músculos seguidos. Por lo general requieren de 24 horas de recuperación. Sobre todo, cuando se trata de ejercicios demandantes.

  6. Estirar las extremidades antes de acostarse y al levantarse.

  7. Utiliza productos que ayuden a preparar los músculos antes de actividades físicas intensas.

Por otra parte, en caso de que se presenten espasmos musculares de forma regular, puede ser necesario consultar con un médico especialista. Aunque generalmente no causan alguna preocupación, y suelen ser comunes sobre todo en las personas deportistas o que realizan mucha actividad física, puede haber algunos casos que requieran de atención.

Por ejemplo, en los casos donde existe algún problema médico subyacente, tales como sufrir de las tiroides, esclerosis múltiple o incluso cirrosis hepática. Asimismo, algunas afecciones que tengan que ver con la circulación, nervios, hormonas, metabolismo y nutrición también pueden estar generando espasmos.

Por lo que, si estos son muy frecuentes o con síntomas muy intensos, es importante que se mantenga un control médico para aplicar un buen tratamiento de acuerdo a la causa.

y agrégalos al carrito, Conoce más productos.

Disclaimer
La información contenida en este blog es revisada por médicos especialistas con la finalidad de brindar un soporte únicamente informativo. Te aconsejamos consultar con tu médico profesional de confianza en caso de presentar cualquier síntoma o querer iniciar o suspender algún tratamiento acorde a las condiciones médicas. Los tópicos contemplados en este contenido no se destinan a tratamientos o diagnósticos. Recomendamos nunca automedicarse y no nos hacemos responsables por la manera en como utilice esta información.

Preguntas Frecuentes


¿Los cambios bruscos de temperatura pueden causar un espasmo muscular?

Sí, exponerse a cambios bruscos de temperatura no solo puede causar espasmos musculares, sino otra serie de problemas que pueden ir hasta las más graves como parálisis. Por lo que es importante evitar este tipo de cambio.

¿En Farmatodo venden productos para espasmos musculares?

Sí, en Farmatodo te ofrecemos diferentes productos para ayudar a rehabilitar los músculos y tratar o prevenir un espasmo muscular. Estos van desde compresas de frío o calor, hasta cintas y mucho más. Te invitamos a que revises toda nuestra categoría de rehabilitación.

¿En Farmatodo venden medicamentos para aliviar los dolores musculares?

Sí, tenemos disponibles medicamentos para aliviar los dolores musculares en diferentes presentaciones. Los puedes encontrar tanto en gel, cremas e incluso spray. Estos tienen una acción rápida y son ideales para cuando se tiene un espasmo muscular.