Amigdalitis: Síntomas y Causas

Editorial Farmatodo.

Contenido posible gracias a:


Es muy probable que hayas llegado a escuchar sobre la amigdalitis, esta es una enfermedad e infección que realmente puede ser fácil de curar. Resulta que es llevadera según su afección al individuo. Sin embargo, al tratarse de nuestra salud debemos cuidarnos, estando atentos a qué tipo de amigdalitis es y cómo podemos curarla.

Para entender mejor dicha enfermedad debemos identificarla a través de un especialista, nuestra mayor recomendación respecto a ello es ser observado y analizado a través de un médico. Todo esto puede ser llevado a cabo con diagnósticos en laboratorios.

Si padeces de dicha enfermedad o quieres conocerla de manera más profunda entonces continúa leyendo. Por lo que trataremos más adelante de explicarte un poco más a fondo sobre la amigdalitis, síntomas y causas que esta posee.

¿De qué trata la amigdalitis?

Antes de proseguir con otros elementos que están relacionados a la amigdalitis debemos dejar en claro que es y cómo se forma esta inflamación en el ser humano. La enfermedad de la amigdalitis se centra en las amígdalas y durante su entrada al organismo el individuo sufre de una inflamación en dicha zona.

Puede ser en ambas o una amígdala. Estas se encuentran situadas a los laterales de las paredes de la orofaringe, son tejidos con un tamaño ovalado. Una característica curiosa que tienen las amígdalas es tener consigo células que dan una respuesta contra todo tipo de infección, conocidas como células inmunológicas.

Como cualquier otra enfermedad o infección, debe ser igual de tratada, pues su contagio es alto y fácil de ser recibido por otro organismo, tanto los estornudos como la tos son parte de los contagios de vía aérea; no obstante, también está el canal de la saliva, conformado por los besos o compartir cubiertos y bebidas.

Síntomas que pasan a producir una amigdalitis

Los síntomas que suelen afectar a una persona que contenga esta infección en las amígdalas es variado. Esto se debe a que no a todos nos afecta de manera igual y específica. Sin embargo, los síntomas suelen ser muy repetitivos por lo que los registros y reportes médicos han determinado sus consecuencias desde la primera sensación hasta la última.

Otro dato que es vital resaltar es que la amigdalitis suele afectar más a los niños. Sobre todo aquellos que se encuentran desde la edad de 4 a 5 años hasta con una mayor edad tal como los 14 a 16 años. Igualmente, un adulto promedio o persona de la tercera edad puede llegarse a contagiar.

A continuación, hablaremos y mencionaremos los diversos síntomas que provoca la amigdalitis:

  • Dificultad al hablar debido a una voz ronca o sin fuerza.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor de garganta.
  • Amígdalas inflamadas con zonas blancas o amarillas.
  • Mal aliento.
  • Fiebre.
  • Inflamación y enrojecimiento en las amígdalas.
  • Problemas para tragar.
  • Pérdida del apetito.
  • Tos.
  • Glándulas dilatadas y sensibles.

Todos estos síntomas anteriormente nombrados suelen ser padecidos por aquellos que tengan amigdalitis, una amigdalitis aguda. La cual es la que está determinada como una infección común y fácil de curar en caso de seguir todas las recomendaciones.

Pero en caso de tener una amigdalitis crónica, es decir, una infección grave y arraigada debemos ser atendidos, y allí es donde recaen los síntomas, tales como inflamación y enrojecimiento sin ningún tipo de dolor alguno, acompañado en algunos casos del cambio de paladar y en algunos casos la aparición de halitosis y disfagia (dificultad para tragar).

Causas que puede tener la amigdalitis

Por otro lado, al igual que los síntomas, las causas son distintas y muy diversas, ya que su contagio es fácil y a través de diferentes maneras. Por lo que hablaremos las causas principales, lo que podría originar esta infección, y a su vez también nombraremos qué hábitos o comportamientos te conducen hacia la amigdalitis.

Los virus convencionales o comunes son los principales elementos de que exista la amigdalitis. Pues a partir de un virus común se crea dicha infección hasta complicar ciertos aspectos. Por otro lado, los expertos validan que las infecciones de este tipo se deben a una bacteria que se abre paso a través de nuestro cuerpo.

La bacteria más repetida durante los exámenes y diagnósticos de laboratorios es la Streptococcus pyogenes, una bacteria del grupo A que afecta las amígdalas; desde luego no es la única que podría provocar esto.

Una de las razones por las que se concluye que la amigdalitis afecta sobre todo a los niños entre una edad comprendida de 4 a 6 años, es debido a que es común frecuentar bacterias a dicha edad.

Como bien sabemos los niños son muy inquietos y no les importa el lugar para jugar, es allí donde los gérmenes logran ser protagonistas en las amígdalas. Teniendo un virus tanto por lugares sucios, contacto con compañeros, entre muchas otras maneras.

Cómo logramos mencionar anteriormente, la amigdalitis tiene dos tipos, está la amigdalitis aguda que es aquella más fácil de ser curada, a través de tratamientos y reposo.

Posteriormente está la amigdalitis grave o crónica, esta debe tener más atención y tratamiento, pues es una versión avanzada de la enfermedad.

Durante una amigdalitis aguda podemos notar que es causada por un grupo amplio de bacterias y virus, algunos de estos virus llevan por nombre:

  • Enterovirus.
  • Streptococcus.
  • Virus de la gripe.
  • Virus de Epstein-Barr.
  • Virus Parainfluenza.
  • Adenovirus.

Todos estos suelen ser en su mayoría virus, ya que en un porcentaje estudiado que la amigdalitis provenga de una bacteria es más complicado, lo que hace que prevalezca la estadística en los virus.

Cuando una persona posee una amigdalitis crónica es muy probable que la enfermedad no haya sido tratada a tiempo. Por lo que el paciente empeoró y desarrolló mayores síntomas y el virus o bacterias se fortalecieron.

La mayor causa de una amigdalitis crónica es una infección grave, debido a su desarrollo de inflamación y síntomas constantes es muy probable tener faringitis. Sin embargo, es importante recordar que al ser crónica puede ser provocada por descuido y no curar a tiempo, dejando el virus mucho tiempo en el organismo.

En caso de que no sea así, la bacteria es la respuesta, debido a que esta ataca con más fuerza y son menos vistas. A partir de ahí lo importante es seguir con el tratamiento correspondiente, reposar, tanto por ti como por tu entorno.

y agrégalos al carrito, Conoce más productos.

Disclaimer
La información contenida en este blog es revisada por médicos especialistas con la finalidad de brindar un soporte únicamente informativo. Te aconsejamos consultar con tu médico profesional de confianza en caso de presentar cualquier síntoma o querer iniciar o suspender algún tratamiento acorde a las condiciones médicas. Los tópicos contemplados en este contenido no se destinan a tratamientos o diagnósticos. Recomendamos nunca automedicarse y no nos hacemos responsables por la manera en como utilice esta información.

Preguntas Frecuentes


¿Puedo contagiarme con amigdalitis si beso a mi pareja?

Sí, una de las razones por las que las personas suelen contagiarse de amigdalitis es porque le comparten las bacterias por la vía salival y culmina por afectarle. Es por ello que recomendamos tener una buena higiene bucal.

¿La amigdalitis puede afectar mi garganta?

Sí, una de las principales afecciones que tiene esta enfermedad es que promueve la disfagia. Logrando de esta manera que la persona que se encuentre afectada se le dificulte el tragar.

¿La amigdalitis puede afectar también a personas mayores?

Sí, esta es una enfermedad que no tiene distinción o preferencia de edades para afectar a las personas. Todo va a depender de la fortaleza del sistema inmunológico y de la higiene que se tenga.