Parálisis Del Sueño - Causas y Consejos

Editorial Farmatodo.

Contenido posible gracias a:


La parálisis del sueño es una de las sensaciones más raras que pueden sentir algunas personas ya sea al inicio del sueño o al momento de despertar. Cuando esto ocurre las personas suelen tener la sensación de ahogo o de tener algo encima que los presiona. Sin embargo, tanto sus sentidos como conciencia se mantienen intactos.

Esta situación puede presentarse tanto acompañada de un temor, como por alucinaciones. Sin embargo, no suele ser una afección que ponga en riesgo tu vida, aunque, puede causar ataques de ansiedad. Si quieres conocer más acerca de qué es, sus causas y consejos, continúa leyendo.

¿Qué es la parálisis del sueño?

Esta afección es un tipo de parasomnia o evento que se relaciona al sueño. Como mencionamos al inicio, suele ocurrir justo al ir al dormir o al despertar. Entre este lapso se producen además experiencias hipnagógicas o alucinaciones que pueden ser tanto visuales y sensoriales, como auditivas.

Durante una parálisis de sueño, las personas tienen la sensación de no poder moverse ni emitir ningún sonido. Asimismo, se puede dividir en tres fases:

  • Intruso: en este caso, se suele tener la sensación de que hay una presencia amenazadora o se ve la sombra de un hombre. Asimismo, se pueden escuchar pisadas lentas o incluso perillas de las puertas abriéndose.
  • Incubo: en esta otra fase o categoría se suele sentir una presión en el pecho. Por lo general, da sensación de falta de aire por lo que dificulta la respiración. Asimismo, da la idea de estar siendo asfixiada, abusada sexualmente o incluso estrangulada. Normalmente, en esta etapa las personas creen que van a morir.
  • Vestibular: en este caso, se tiene la sensación de estar cayendo, flotando, volando o girando. Igualmente, se puede pensar que se está girando y desplazando sobre el propio cuerpo, entre otras experiencias extracorporales.

De esta manera, la parálisis del sueño puede ser similar en muchas personas. Asimismo, tiene una duración breve, aunque puede ser muy aterradora.

Causas

La parálisis del sueño es muy común en personas que se encuentran bajo constante estrés. Esto ocurre debido a que en esta afección ocurre un tipo de alteración en el ciclo del sueño llamado MOR o Movimiento Ocular Rápido y NMOR o Movimiento Ocular No Rápido. Este ciclo suele durar un tiempo estimado de 90 minutos.

Cuando uno duerme, se mantiene principalmente en el tipo NMOR, en este ciclo el cuerpo suele relajarse. Sin embargo, en MOR los ojos se suelen mover rápidos, aunque con el cuerpo relajado. Cuando se desarrolla la parálisis, no existe una coordinación entre el cerebro y la transición del cuerpo hasta el sueño MOR. Por lo tanto, mientras el cuerpo se encuentra inmóvil, la conciencia está despierta. Asimismo, las zonas del cerebro que normalmente detectan las amenazas se colocan en un estado excesivamente alterado y sensible.

Por otra parte, además del estrés, existen otra serie de causas que pueden ayudar a desarrollar parálisis del sueño, entre estas son:

  • Dormir boca arriba.
  • Cambio de horario.
  • Patrones irregulares del sueño.
  • Narcolepsia.
  • Ansiedad.
  • Antecedentes familiares con parálisis del sueño.
  • Apnea.
  • Migrañas.
  • Depresión clínica.
  • No dormir bien.

Síntomas de la parálisis del sueño

Algunos de los síntomas de la parálisis del sueño son:

  • No poder hablar durante varios minutos o segundos.
  • No poder mover el cuerpo durante varios minutos o segundos.
  • Tener sensación que genera mucho miedo.
  • Tener alucinaciones.
  • Dificultad para respirar.
  • Sensación de presión sobre el cuerpo y en el pecho.
  • Encontrarse deliberadamente despierto.
  • Sudor excesivo.
  • Sentir que la muerte se aproxima.
  • Dolores musculares.
  • Dolor de cabeza.
  • Escuchar sonidos o ver sombras.
  • Sentir que alguien o algo amenazador está cerca.

¿Cómo se diagnóstica la parálisis del sueño?

La parálisis del sueño por lo general no requiere de un diagnóstico médico, sin embargo, si los síntomas o la afección se vuelven muy recurrente, es importante que acudas a un especialista para conocer cuáles pueden ser las causas de tu afección.

En este sentido, si presentas algunas de las siguientes causas, deberás acudir al médico para que te hagan un diagnóstico:

  • La parálisis del sueño se convierte en algo regular.
  • Si te da ansiedad al ir a dormir y existe dificultad para conciliar el sueño.
  • Si tiene exceso de somnolencia
  • Sí se duerme de manera repentina durante el día. (Puede ser señal de narcolepsia).
  • Exceso de estrés y ansiedad.

Consejos para evitar la parálisis del sueño y dormir mejor

La parálisis del sueño no tiene un tratamiento como tal, sin embargo, controlar ciertos aspectos pueden mejorar considerablemente esta afección, evitando que ocurra y así poder dormir mejor.

En este sentido es necesario que controles el estrés, la ansiedad, los horarios del sueño y los hábitos al momento de dormir. Igualmente, algunos factores que puedes tener en cuenta son los siguientes:

  • Ser constantes con las horas del sueño, tanto en la hora en la que se va a dormir, como al momento de despertar.
  • Dormir en un ambiente cómodo, limpio, fresco y silencioso.
  • Disminuir la exposición de luz al momento de dormir.
  • Durante el día, contar con buena iluminación para realizar las actividades en el hogar u oficina.
  • Evitar trabajar y estudiar en la habitación donde se duerme.
  • Evitar las siestas luego de las 3:00 pm y con una duración mayor a 90 minutos.
  • No comer pesado en altas horas de la noche y no comer 2 horas antes de irse a dormir.
  • No dormir con luces, ni la televisión encendida.
  • Evitar hacer ejercicios unas horas antes de dormir.
  • Dejar de usar los aparatos electrónicos mínimo 1 hora antes de irse a dormir.
  • No duermas con los dispositivos móviles en la cama.
  • Evitar tomar alcohol o bebidas cafeinadas en horario de la tarde.
  • Realiza actividades relajantes antes de dormir.

Igualmente, puedes aplicar los siguientes consejos para prevenir la parálisis del sueño:

  • Evita o reduce la ingesta de estimulantes.
  • Evita dormir boca arriba.
  • Controla con un especialista los trastornos de ansiedad o depresión.
  • Intenta comprender cómo funciona el sueño.
  • Práctica meditación.

Para finalizar, estos hábitos de sueño y control de afecciones como el estrés y ansiedad son necesarios no solo para prevenir y controlar las parálisis del sueño, también ayudan a mejorar otros aspectos de la salud en general. Consulta con un especialista y comienza a mejorar tu sueño, salud y bienestar.

y agrégalos al carrito, Conoce más productos.

Disclaimer
La información contenida en este blog es revisada por médicos especialistas con la finalidad de brindar un soporte únicamente informativo. Te aconsejamos consultar con tu médico profesional de confianza en caso de presentar cualquier síntoma o querer iniciar o suspender algún tratamiento acorde a las condiciones médicas. Los tópicos contemplados en este contenido no se destinan a tratamientos o diagnósticos. Recomendamos nunca automedicarse y no nos hacemos responsables por la manera en como utilice esta información.

Preguntas Frecuentes


¿La parálisis del sueño es peligrosa?

La parálisis del sueño es una afección muy común, esta puede generar sensación de miedo y aunque no es peligrosa, puede generar ataques de ansiedad.

¿Qué se debe hacer durante un episodio de parálisis del sueño?

En caso de estar presente de una parálisis del sueño es importante comenzar a mover el cuerpo hasta que logres despertarte. En caso de que este episodio ocurra durante la noche o la madrugada es importante que al despertar te levantes al menos unos minutos de la cama y logres relajarte para evitar que al volver a dormir, pueda ocurrir otra vez.

¿Cuánto tiempo dura una parálisis del sueño?

Un episodio de una parálisis del sueño puede durar tan solo segundos hasta dos minutos. Generalmente no suele pasar de este tiempo, aunque la persona pueda sentir que duró más. Asimismo, suele desaparecer si una persona toca a la persona afectada o de manera espontánea y de golpe.